No disfruto de mis Relaciones Sexuales

¡Hola, Chicas y chicos! Hoy os voy a hablar de otro tema muy recurrente en consulta. «Sandra, no disfruto de mis relaciones sexuales». Tengo que aclarar que lo he escrito en singular, pero perfectamente podría haberlo escrito en plural, implicando a los dos miembros de la pareja, porque es una cuestión igualmente planteada. «Sandra, no disfrutamos de nuestras relaciones sexuales».

En el contenido de mi web, si le echáis un vistazo, veréis que para una salud sexual en armonía, sea cual sea la tipología de vuestra identidad de género y sea cual sea la idiosincrasia de vuestras relaciones sexuales, debéis conseguir tener en correctas condiciones los tres planos de vuestro organismo. El plano físico, el plano químico y el plano emocional deben estar, como digo, exentas de cualquier problemática. Si hubiese algún problema en alguno de esos planos, o en una combinación de los mismos, debe resolverse.

En Pleasure Health Clinic, ya lo sabéis, estamos a vuestra disposición para solventar cualquiera que sea el problema que os impide disfrutar de vuestras relaciones sexuales de forma placentera. Disponemos de forma integral de todos los recursos humanos y tecnológicos para ello.

Pero hoy, me gustaría centrarme en un problema muy habitual. Hoy me gustaría hablaros de una de las carencias que existe en el seno de parejas que no presentan ningún problema en el plano físico y químico y, en principio, tampoco en el plano emocional. Es decir, mujeres y hombres que conviven en pareja sin ninguna patología, con cuadros analíticos y hormonales en perfectas condiciones y sin ningún trastorno emocional relevante. Pero que, aun así, ya no disfrutan de sus relaciones sexuales de forma placentera y, ya no digamos, pasional.

¿Qué ocurre en esos casos? Os he dado una pista. Os he dicho que no presentaban ningún problema en el plano emocional, pero lo he matizado diciendo ’en principio’. Obviamente, hay un sinfín de posibles causas, pero quiero centrarme en una, que yo la catalogo de problema emocional. Y es la ausencia absoluta de una comunicación sexual asertiva.

Nadie nos ha enseñado a comunicarnos con nuestra pareja en el plano sexual, y menos de un modo asertivo, es decir, a través de un intercambio directo, respetuoso y honesto de ideas y opiniones. Hemos ido aprendiendo sobre la marcha. Y, creedme, eso conduce inherentemente al fracaso de la salud sexual en el seno de un sinfín de parejas estables.

Y ¿por qué es un problema emocional? Porque suele ocultar un buen puñado de traumas y lleva asociado un problema muy arraigado en las relaciones entre parejas estables: la frustración. ¿Cuál es el resultado? No existe disfrute en las relaciones íntimas, son de baja calidad, son esporádicas, no son placenteras ni pasionales y, todo ello, se convierte en un circulo vicioso, tóxico y autodestructivo.

Efectivamente, la comunicación sexual asertiva en el núcleo de una pareja debe ser rica y fluida. Es necesario desarraigar conscientemente ciertos paradigmas que entorpecen alcanzar el objetivo. Si no empezamos a entender que todo pasa por iniciar una conversación fluida y respetuosa con nuestra pareja, en la que podamos exponer sosegadamente cuales son todos y cada uno de los puntos que queremos mejorar en pro y beneficio de ambos, si no hacemos nada nuevo, como decía Einstein, encontraremos los mismos resultados. Sin miedos, sin tapujos. Con la mente abierta.

Chicas y chicos, os estoy hablando de buscar un nuevo amanecer en vuestra intimidad. No hay nada más íntimo que dos personas disfrutando libremente de sus cuerpos. El placer recibido y proporcionado bajo la certeza de que lo que estáis encontrando y entregando es exactamente lo que ambos necesitáis, no tiene parangón. No hay nada que se asemeje al placer de ese orgasmo mutuo fruto de un encuentro en el que percibes que la pasión os ha invadido a ambos con su manto del más puro placer sexual. Y eso, creedme, sólo se consigue con la seguridad de que ambos habéis entrado en simbiosis.

Todo debe iniciarse, insisto, con una comunicación sexual asertiva con vuestra pareja. Se que puede llegar a no es fácil, en especial si se ha traspasado la línea roja de la frustración y de la dejadez. En Pleasure Health Clinic os brindamos la oportunidad de revertir todas estas situaciones proporcionándoos nuevas herramientas para vigorizar vuestra salud sexual. Para que empoderéis vuestros encuentros íntimos a un nivel en el que volváis a gozar y sentir el máximo placer sexual que os merecéis.

Porque volver a disfrutar de la sexualidad con vuestra pareja, es posible.