¿Es la Menopausia el final de mi Sexualidad?

Hola chicas y chicos (porque este post también os interesa a vosotros). Hoy vamos a hablar de la menopausia y de algunos factores asociados que es necesario desmitificar de una vez por todas.

La menopausia es una etapa en la vida de toda mujer en la que desaparece la ovulación y, por tanto, la menstruación y su capacidad de reproducción. Cada mujer la experimentamos a una edad, pero, normalmente, comienza entre los 40 y los 50 años y suele advertirse en el momento en que nuestros periodos empiezan a ser irregulares. Eso es un hecho científico y evolutivo. Lo que hoy en día ya no es un hecho científico ni evolutivo es la necesidad de sentir sus síntomas como ocurría hace apenas cincuenta años. Me refiero a los sofocos, escalofríos, sudores nocturnos, problemas de sueño, cambios de estado de ánimo, aumento de peso, metabolismo más lento, sequedad vaginal, falta de libido, etc. Y a la gestión de esos síntomas es a lo que voy a dedicar estas líneas.

Desde hace unos años, la esperanza de vida en los seres humanos está aumentando significativamente. Afortunadamente, ya no morimos a los 60 ni a los 70. En condiciones más o menos normales, hay estudios que demuestran que los humanos tendemos a morir pasados los 90 años. ¿Por qué digo todo esto? ¿qué tiene que ver con el objetivo de este post? Pues os hago referencia a estos datos para que interioricéis algo que es muy importante. Resulta que si morimos pasados los 90 años y la menopausia nos sobreviene a los 45 años, por ejemplo, eso implica que la mitad de la vida de toda mujer la va a pasar siendo menopaúsica.

En principio, estos datos no tienen porque ser alarmantes. Es algo que desde hace milenios toda mujer sabe, ¿verdad? Hoy en día se toma como normal que toda mujer, más o menos a la mitad de su vida empezará a notar ciertos síntomas y, básicamente, “eso es lo que hay”.

Pues NO, esto no es lo que hay. A lo largo de mis últimos 15 años he tenido que oír ese “esto es lo que hay” de un buen puñado de ‘expertos’ en la materia con cierta mentalidad retrograda. Sabéis que yo desarrollé el Láser de Diodo en España para solventar un sinfín de problemáticas asociadas a nuestra zona íntima y a lo largo de muchos años y fruto de un esfuerzo tremendo, conseguí convencer a los más anacrónicos de la antigua escuela. Así que sé de lo que hablo porque lo he vivido en mis carnes. Hoy en día, prácticamente todas las clínicas ginecológicas cuentan ya con un laser de diodo en sus instalaciones.

Os digo esto, no para deciros que la menopausia se puede retrasar. No digo eso ni muchísimo menos. Lo que os digo es que hay numerosos remedios para paliar la sintomatología asociada. Evidentemente, la menopausia puede afectar (y digo ‘puede’ y no ‘debe’ como ahora veremos) a los tres planos de la mujer. En el plano físico, podemos empezar a engordar, nuestra piel se puede ver resentida, podemos sentir sequedad en las mucosas de nuestra vagina, nuestro suelo pélvico puede dejar de estar fortalecido, etc. A nivel químico, podemos empezar a sentir un desequilibrio energético, bioquímico y hormonal palpable. Y en el plano emocional, qué os voy a contar. “siento que no soy la misma”, “ya no tengo la misma alegría”, “ya no descanso por las noches”, etc.

En Pleasure Health Clinic os explicaré con mucho gusto cuales son todas y cada una de las alternativas con las que contáis para que vuestra menopausia no impacte de forma radical en cada uno de vuestros planos vitales. Será un placer ponerme a vuestro servicio.

Hay una de las consecuencias más comúnmente asociada a la menopausia de las que sí que me gustaría incidir en este post. El motivo es porque es el más recurrente de los que me encuentro en consulta. Se trata de la asociación entre menopausia y ausencia de libido. El temido nexo Menopausia-Sexualidad. Cuántas mujeres acuden a mi consulta diciéndome “Sandra, desde que tengo la menopausia ya no tengo ganas”. Esa frase es infinitamente más importante de lo que os pensáis. Os estáis diciendo a vosotras mismas, porque lo sentís así y así me lo comunicáis, que ya no os sentís mujeres. Y eso me parte el corazón.

¡Chicas! ¡Creedme! ¡La menopausia no es el fin de vuestra sexualidad! Y ¡chicos! ¡La menopausia de vuestras parejas no es el fin de vuestra sexualidad ni el de ellas!

Y voy a ir más allá. Existen estudios que demuestran que pasados los 50 nuestros niveles de ansiedad (cortisol) descienden fruto de una vida más sosegada. A los 50, generalmente, ya tenemos la vida solucionada. A nivel laboral, a nivel sentimental, nuestros hijos ya tienen una edad, vemos los problemas con una perspectiva más favorable, etc. ¿Verdad que es así? Y qué me diríais si os digo que vuestras relaciones sexuales pueden ser igual o incluso más placenteras que cuando teníais 30 años. Que vuestra capacidad de sentir placer sexual está intacta e incluso puede ser potenciada.

En Pleasure Health Clinic pondré a vuestra disposición un paquete de medidas para hacer que vuestra zona íntima recupere su musculatura, su tonicidad, su vascularidad y su lubricación natural. Haremos que vuestro sistema nervioso encargado de enviar las señales entre vuestra zona íntima y el cerebro, y que se traducen en placer, vuelva a empoderarse. Y desarraigaremos cualquier impedimento emocional con el objetivo de volver a ‘erotizarte’.

Así que vuestra sexualidad no está reñida con la menopausia.